PISOS (PARTE 2) 

Es muy importante la elección de los diferentes tipos de pisos para los cuartos de la vivienda, ya que su influencia en el esquema de diseño, de colores y ambientación general es primordial.

PIEDRA, PIZARRA Y MARMOL

Las baldosas de piedra (tales como calizas, pizarras, mármol, granito y travertino) son muy duraderas, siempre y cuando sean selladas como corresponde en el momento de la instalación.

Pueden tener un aspecto antiguo o uno totalmente moderno, y proveerán un servicio de por vida con muy poco mantenimiento. Los acabados pétreos rústicos e irregulares, son afines con los estilos rústicos campestres; los pétreos con acabados suaves son aptos para mobiliarios de cocina y baño contemporáneos. Una vez selladas, son totalmente resistentes al agua y a todo tipo de salpicaduras.

Existen también varios pisos que simulan la piedra hechos de grava y resina, casi indistinguibles de la piedra real, y de muy alta durabilidad. La apariencia de las baldosas de piedra puede cambiar drásticamente una vez que han sido selladas o pulidas, por lo que es de utilidad ver el antes y el después en una muestra que le facilite el proveedor del material. Los tipos de juntas modifican la apariencia ya sea que se busque un acabado pulido, mate o semi-mate.

Los costos pueden variar, pero un piso de piedra es una adquisición de por vida. Son compatibles con los sistemas de calefacción por piso radiante ya que conservan naturalmente el calor.  

CERÁMICA Y PORCELANA

La porcelana y la cerámica son superficies ideales, económicas, resistentes al desgaste y de poco mantenimiento. Este tipo de baldosas pueden replicar la piedra (particularmente la caliza) o la madera ya que vienen en colores claros y puros. Ambos la cerámica y la porcelana son resistentes al uso y no requieren de sellador o pulido.

Se puede elegir entre terminaciones brillantes mate o satinadas. Las texturas que imitan madera son particularmente atractivas, ya que constituyen una forma práctica de emplear este material en el baño, ducha o cuarto húmedo.

Las baldosas de cerámica y porcelana pueden saltarse si algún objeto pesado se cae sobre ellas, como por ejemplo alguna sartén de hierro de la cocina, por lo que es importante conservar algunas de repuesto en el caso de necesitar un reemplazo en el futuro. La porcelana es la versión más densa de la cerámica y tiene mucha mayor resistencia contra las rayaduras y daños de la superficie.

Los últimos desarrollos tecnológicos le han permitido a la cerámica lograr propiedades antideslizantes, observándose esto en acabados texturados, frecuentemente empleados para imitar la madera. Se recomienda emplear colores grises o beiges en lugares de alto transito ya que el blanco se ensucia con mucha facilidad.

CONCRETO Y RESINA

Ambos constituyen pisos discretos, elegantes y sin juntas, que actuarán como telón de fondo para cualquier escena de mobiliario y decoración.

Estos pisos son instalados en la etapa de construcción de la vivienda, o del ambiente en el que van a emplearse, ya sea la cocina o el baño, por lo que son apropiados para edificios nuevos o ampliaciones.

Otorgan una solución minimalista para grandes espacios abiertos y áreas de estar. Tanto la resina como el concreto son ideales para usar con los sistemas de calefacción por piso radiante.

Este tipo de piso puede ser color natural o teñido; muchos usuarios eligen un acabado pálido y neutral. Los pisos de concreto pueden tener agregados y mezclas que le proporcionan un acabado tipo piedra o mármol después del proceso de pulido. La resina también puede tener manchas coloreadas y agregados tipo granito y mármol. Consulte con su arquitecto para conocer los ejemplos de colores y acabados antes de comprar. Estos tipos de pisos son construidos in-situ, a medida del usuario; los colores y la cuota de brillo y detalle son ajustados de acuerdo a sus requerimientos. Recuerde que este tipo de piso ha sido diseñado para uso comercial e industrial, por lo que resulta muy resistente, y de escaso mantenimiento, solo es necesario el barrido y limpiado.

 

 

IMÁGENES

Pisos de Piedra, Cerámica, Concreto y Resina