ORIENTAR UN DORMITORIO 

Ideas de Diseño Oriental que inspiran y re-energizan el espacio del sueño.

Podemos influir fuertemente en el éxito y goce de los espacios que habitamos, con una consideración cuidadosa del “qué”, el “cómo” y el “porqué” las cosas se ubican alrededor nuestro.

El Feng Shui, centrado en el ordenamiento espacial positivo y creativo de los objetos, es relativamente nuevo en la cultura occidental, pero en China es una ciencia antigua y desarrollada, que guía el diseño interior y la construcción. Explicaremos algunos principios básicos del Feng Shui:

El dormitorio debe ser un espacio tranquilo, calmo y acogedor, un santuario, pero sobre todas las cosas, debe ser alentador del sueño, y no contar con ruidos ni tecnología de distracción. Al momento de comprar cortinas y ropa de cama, hechas de fibras naturales, es importante considerar esos factores.

Las camas deben ser estables, rígidas y cómodas, y se debe asegurar que exista el suficiente espacio de guardado y de armarios, para prevenir el desorden. Entre los principios aceptados, se considera mal feng shui tener la cama reflejada en un espejo y cualquier adorno u ornamento deberá mirar hacia la puerta. También se cree que la cama debe estar posicionada de manera tal que sus ocupantes puedan ver a cualquiera que ingrese al cuarto, y la cabecera apoyada contra una pared y no flotando en el centro del espacio. 

Otro elemento importante para el dormitorio es la elección de la iluminación, se intenta asegurar que sea práctica, y se puede utilizar un atenuador para ajustar la energía y el clima. La luz natural también es importante, así como el empleo de velas y colores suaves.

Los mejores tonos que se pueden elegir son los neutros y los terrosos, desde el blanco, beige, hasta el marrón chocolate, ya que ellos crean una decoración balanceada que promueve el flujo correcto de energía para un sueño reparador.

Curiosamente, el resurgimiento del interés por el feng shui, ha coincidido con un agrado por el nuevo estilo japonés, que une los motivos tradicionales japoneses con un minimalismo relajante que crea un estilo decorativo en el hogar. La ropa de cama tiene texturas geométricas, detalladas, de pequeña escala, y impresiones al estilo kimono, y algunos dibujos que imitan la pintura a mano. La paleta del Nuevo Japón, se centra en colores neutros fríos, como el gris metal, el índigo y el azul agua, levantados por algunos tonos cálidos que incluyen el azafrán, rosa kimono, y rojizo, que contribuyen a crear santuarios serenos y acogedores inclusive para los meses de invierno. En una época cuando las presiones de la vida diaria demandan tanto, es más necesario que nunca lograr un buen descanso nocturno.

Otros principios del Feng Shui sugieren que la cama sea accesible desde ambos lados y que exista una mesa de luz a ambos lados. También, se deben abrir las ventanas con frecuencia para mantener el aire renovado, y no es una buena idea tener plantas en el dormitorio a menos que la habitación sea muy grande y que puedan ubicarse alejadas de la cama, es preferible tener una planta artificial en buen estado a una natural que se pueda marchitar.

Estos son algunos de los principios que alientan el flujo armónico de energía nutritiva y aseguran que el ritmo acelerado de la vida occidental esté contrastado con la promesa oriental de una noche de sueño acogedor, en un espacio en el que se logre un descanso profundo y un estado de actitud mental positiva.

 

IMÁGENES

Distribuciones Feng Shui